Como elegir tu Velo de Novia en 12 pasos

Históricamente el velo se usaba para proteger a la novia de los espíritus malignos, pero actualmente se considera simplemente como un lindo adorno. Las novias de hoy pueden elegir el tipo de velo que deseen, pero es importante entender que el velo es solo un accesorio y como tal, es solo una parte de toda tu apariencia. Debes considerar cómo quedará con tu vestido, con la forma de tu cara y cuerpo, con el peinado y con el escenario de la boda. A continuación te damos 12 tips para elegir el velo perfecto para tu boda:

1.- Considera tu vestido. Uno de los factores más importantes es escoger un velo que complemente tu vestido.

 2.- Evalúa dónde se encuentran los puntos importantes de tu vestido. ¿Prefieres tener la parte del busto adornada o tal vez prefieres presumir de un detalle en la espalda? En este caso, tendrás que elegir un velo que termine antes del punto que quieras resaltar o escoger uno más largo y simple, que deje ver los detalles a través de él.

3.-Considera el estilo y el nivel de decoración de tu vestido. En general, si tienes un vestido simple puedes llevar un velo elaborado. Sin embargo, si el vestido tiene muchos detalles, lo más favorable es un velo simple.

 4.- Considera los diferentes largos.

  • Los velos muy cortos como los velos visera, no pasan de la barbilla. Si tu vestido de novia tiene un detalle en el cuello, este tipo de velo puede irle perfecto. Es un estilo que va bien con los vestidos sofisticados o eclécticos.
  • Los velos que llegan hasta los hombros, que miden alrededor 51 cm, quedan bien con los vestidos con detalles en el busto, las caderas o en la espalda baja.
  • Los velos que llegan hasta los codos, que miden alrededor de 64 cm, caen a la altura de los codos. Pueden ir bien con un vestido romántico, porque terminan donde comienza la falda.
  • Los velos que llegan a la cadera son ligeramente más largos que el velo que llega al codo y miden aproximadamente 76 cm. Van bien con la mayoría de estilos de vestidos que no tienen cola.
  • Los velos que llegan hasta la punta de los dedos cuando estiras los brazos son uno de los más populares. Miden aproximadamente 91 cm y van bien con la mayoría de los estilos de vestidos.
  • Los velos que llegan hasta las rodillas miden aproximadamente 114 cm. Van bien con los vestidos a media pierna.
  • Los velos que llegan hasta el suelo, a menudo llamados ballet, miden 183 cm y cepillan el suelo. Quedan bien con vestidos largos que no tienen cola.
  • Los velos capilla son ligeramente más cortos que los catedral. Estos velos caen al suelo. Por lo general miden 229 cm. Quedan muy bien con vestidos que tienen cola.
  • Los velos catedral son los más largos y por lo tanto los más formales. Por lo general miden alrededor de 305 cm de largo y algunos se extienden hasta 274 cm por el suelo. Quedan bien con vestidos largos y clásicos.

5.- Considera el ancho. Los velos normalmente vienen en tres anchos diferentes que crean distintos grados de amplitud en los costados y en la parte superior.

  • El velo de 137 cm es el más elegante, con una amplitud limitada en la parte superior y en los costados. Si quieres alardear de algún detalle de tu vestido que está cubierto por el velo, este es lo suficientemente simple para adaptarse. El velo cuelga por detrás de los hombros, lo que quiere decir que es ideal para ir con vestidos que tienen mangas o tiras decorativas.
  • El velo de 183 cm de ancho, tiene una altura y ancho moderado. Cubre un poco los brazos, por eso va bien con un vestido de tiritas.
  • El velo de 231 cm de ancho es el velo más ancho que hay y tiene toda su plenitud en la parte superior. Cubre totalmente los brazos. Este estilo es fabuloso si usas un vestido sin tiras y quieres cubrirte un poco los abrazos y hombros. Sin embargo, podría verse muy excesivo con un vestido de novia sofisticado.

6.- Piensa en el color. El velo necesita combinar con el color del vestido. Hay muchos tonos de blanco, marfil, rosado, beige y dorado. Puedes también escoger entre un acabado regular o brillante. Si quieres que el velo y el vestido combinen, asegúrate de que puedas pedir retazos de la tela del velo para compararlos.

7.-Decide cuántas capas quieres. Puedes elegir entre un velo de una, dos y tres capas. La elección depende principalmente del estilo del vestido.

8.- Elige los tipos de detalles adicionales que quieres llevar en caso de que estés buscando alguno. Un velo puede terminar de muchas maneras. Debes elegir un acabado que combine bien con el estilo de tu vestido. Si tu vestido es bastante simple, podrías querer un borde más decorativo. Los vestidos estructurados tienden a verse bien con una cinta más gruesa en los bordes. Los vestidos suaves y románticos se ven bien con un corte simple. También es una buena idea imitar sutilmente cualquiera de los detalles de tu vestido.

9.- Fíjate en la forma de tu cara. Como el velo enmarca la cara, la forma de esta es un denominador importante para escoger el velo. Considera los siguientes consejos para tu tipo de cara:

  • Una cara redonda es prácticamente tan ancha como alta y en apariencia se ve llena. Cuando elijas un tipo de velo busca uno que te ayude a que tu cara se vea más larga y delgada. De preferencia que sea un velo que llegue por lo menos a tus hombros y que tenga algo de volumen en la parte superior de la cabeza. Evita los velos que estén muy llenos a los lados de la cara.
  • Una cara cuadrada es típicamente ancha y angulosa. Cuando elijas un tipo de velo busca un estilo que suavice tu cara y la alargue. De preferencia que sea un velo que llegue por lo menos a la altura de los hombros y que tenga algo de volumen en la parte superior de la cabeza. Los estilos circulares o de cascada pueden ayudarte a suavizar la naturaleza angular de la línea de tu mandíbula.
  • Una cara ovalada es ligeramente más larga que ancha, con apariencia similar a la forma de un huevo. Debido a que esta forma de cara está bien equilibrada, eres libre de experimentar con los distintos estilos de velos. Sin embargo, siempre es bueno evitar los extremos, tanto en el volumen como en el ancho, para ayudar a mantener las proporciones.
  • Una cara rectangular es más larga que ancha y tiende a parecer más angosta y angular. Cuando busques un velo, escoge uno que sea ancho alrededor de la cara pero que no sea alto en la parte superior de la cabeza.

10.- Descubre tu tipo de cuerpo. El velo tiene la habilidad de ayudarte a corregir las proporciones de tu cuerpo.

  • Si tienes un busto o estómago grande, un velo largo, que llegue hasta las puntas de los dedos o más allá, te beneficiará ya que alargará la parte superior de tu cuerpo.
  • Las mujeres con forma de pera tienden a verse mejor en un velo que termine al nivel de los hombros, los codos o la cintura. Estos largos dirigen la atención a los puntos más pequeños en vez que al ancho de tus caderas.
  • Las mujeres de tallas grandes idealmente deben llevar un velo de una capa y angosto para evitar añadir más volumen al cuerpo. Normalmente las mujeres altas pueden llevar velos más largos, pero a las mujeres bajas les va bien un velo que esté a la altura de la cintura o por encima de esta.

11.- Decide que peinado llevarás. La elección del peinado juega un papel importante para determinar qué tipo de velo y tocado puedes usar.

  • Un tocado pesado, un velo largo o uno de múltiples capas requieren de un peinado recogido como un moño.
  • Un peinado mitad arriba, mitad abajo irá bien con pesos y largos moderados.
  • Es aconsejable adquirir el velo antes de la boda para que puedas llevarlo a la prueba de peinado.

12.- Conoce el escenario de la boda. También es importante considerar el lugar de la boda para elegir un velo que sea adecuado a las locaciones. Lo importante es que te sientas cómoda y hermosa en ese día tan especial y que lo disfrutes al máximo.