Ceremonia de la luz

La ceremonia de la luz o de las las velas se puede realizar tanto en bodas civiles como religiosas, y según cuenta la tradición, simboliza que los contrayentes se convierten en una sola persona tras el enlace.

Te contamos como puedes realizarla.

Solamente necesitarás 3 velas, una grande y dos más pequeñas.

El momento ideal para realizar esta ceremonia es justo tras el intercambio de anillos y darse el sí, quiero. En ese momento ya están unidos el uno al otro y sus vidas pasan a ser una vida en común.

La idea es que cada uno de ustedes encienda una de las velas pequeñas, una vez hecho esto, juntos deben encender la vela grande. Para hacer perfecto ese momento pueden acompañarlo de alguna canción que represente algo, pero que sea una música suave y tranquila.

El momento exacto en que se deben encender las velas lo dejamos a su gusto. Pueden encenderlas todas en el momento de realizar la ceremonia o bien pueden encender las pequeñas al comienzo de la boda y mantenerlas encendidas cerca de ustedes hasta que llegue el momento. También pueden tener un bonito gesto con sus padres o el padrino y la madrina y dejar que ellos sean quienes enciendan las velas pequeñas. Igual que los han acompañado hasta el altar para entregarles a su nueva vida, pueden encender la vela que representará su unión.

En el momento en el que ustedes estén encendiendo las velas, sería bonito que el oficiante de la ceremonia dijera unas palabras. Puede explicar en qué consiste o pueden buscar algún texto que les guste y que lo lea durante ese momento, eso acompañado de música completará a la perfección el momento.

Este es un ejemplo de lo que el celebrante podría decir:

Oficiante: (nombre de los novios) cada uno tomen su respectiva vela y juntos enciendan la vela central, simbolizando con ella la unidad y el compromiso del uno con el otro. La luz de la vela representa la unión de la pareja, el inicio de un nuevo hogar. Dos individuos que se convierten en uno a través del matrimonio.

Novia: (nombre del novio) esta llama simboliza mi amor por ti. Con mi corazón unido al tuyo formaremos un nuevo hogar. Mis pasos se unen a los tuyos para abrir nuevas sendas, para salvar obstáculos, para evadir abismos. Seré tu hombro cuando flaquees; seré tu oasis cuando el mundo te agobie; seré silencio cuando el ruido ensordezca; seré tu grito cuando el silencio te oprima; seré riachuelo cuando el mar sea bravío. Seré todo aquello que el Señor me permita que yo sea, para hacerte inmensamente feliz.

Novio: (nombre de la novia) mi amor esta simbolizado en esta llama. Te deposito mi corazón junto al tuyo, para hacer que el nuestro sea uno más ancho y seguro. Hago compromiso ante ti por tu bienestar. Seré tu apoyo cuando te sientas débil; seré tu fuente cuando la sed te agobie; seré tu abrigo cuando el frío amenace; seré tu sombra cuando el calor sofoque; seré sonrisa cuando el dolor te haga sufrir; seré todo aquello que también el Señor me permita para hacerte inmensamente feliz”.

También pueden escribir sus propios textos, para hacer la ceremonia aún más única e íntima.

Una vez que la vela grande esté encendida pueden hacer dos cosas. La primera, apagar las velas pequeñas al mismo tiempo como símbolo de que ya son una sola persona, o bien dejar las tres encendidas y juntas. Lo que mejor les parezca será perfecto.

¿Qué te parece? ¿te animarías a llevarla a cabo el día de tu boda?